El sabor tradicional en todas sus combinaciones

Tradición e innovación, calidad y fantasia, rigor y creatividad

Un plato de pasta es todo esto y más. Barilla lo sabe, ya que desde hace más de 100 años se dedica a la producción de pasta de trigo duro, centrando siempre la máxima atención en la calidad. De hecho, Barilla selecciona siempre el mejor trigo duro y lleva a cabo un exhaustivo control de los todos procesos de elaboración, hasta el resultado final. Porque sólo gracias a este atento esmero se obtiene una pasta con una textura ideal, capaz de resistir perfectamente la cocción, garantizando los mejores resultados en todas las recetas.

Ingredientes

Sencillo y esencial, como dictan las mejores costumbres. Un plato de buena pasta es un placer para disfrutar cada día. Por ello, Barilla emplea sólo el mejor trigo, agua y toda su pasión.

Los formatos

Su extenso surtido presenta más de 70 formatos diferentes, cada uno de ellos cuidadosamente estudiado para resistir perfectamente la cocción y combinar con cualquier condimento, desde el más sencillo hasta el más elaborado. La pasta Barilla hace que cualquier receta sea única, desde los formatos más tradicionales, como los Bucatini o los Tortiglioni, hasta los más divertidos como las Farfalle o los Fusilli: ya sea larga o corta, con superficie lisa o estriada, gracias a su exquisito sabor y su textura siempre "al dente" satisface incluso los paladares más exigentes. La pasta Barilla, con su exclusiva "Caja Azul", color creado especialmente para la marca, es uno de los productos más típicos "made in Italy": un cofre del tesoro, azul como el mar y el cielo, para crear nuevas y apetitosas recetas, que llevarán a tu mesa todo el sabor de la gran tradición mediterránea. Si te gusta la pasta y quieres regalar a tu familia y amigos el placer de la cocina italiana original, con sus exquisitos aromas y sabores, encuentra la forma que mejor se adapte a tus necesidades: ya sea pasta tradicional o pasta para el caldo,  pasta al horno o en ensalada,  Barilla siempre tiene la solución adecuada y perfecta, para que todos los días sean días de fiesta.